martes, 8 de marzo de 2011

8 de Marzo, dia de la mujer.

Hoy es mi día preferido, tristemente no suelo poder compartirlo con nadie pero me felicito a mí misma por ser independiente económica y socialmente, por intentar sortear los tabúes sociales, por no dejarme manipular demasiado por los medios…y seguir ese estilo de vida que todo esto implica, hoy me siento feliz de ser ésta mujer (y sin llevar ausonia).

Siento que es un día importante porque hay que celebrar que muchas cosas han cambiado, la mayoría de hombres han adquirido (sin saberlo) un comportamiento feminista, todos cocinan, se apañan con la lavadora y tienen claro que no somos de su propiedad. Pero también siento que hay mucho por lo que luchar por que el machismo al haberse vuelto más sutil también es más difícil de identificar y de vencer, creo que todavía a las mujeres se les exige mucho más en cuanto a nuestro aspecto físico, por ejemplo, existe la imagen del madurito interesante con sus canas y su cara curtida… es atractivo, pero las mujeres tenemos que parecer siempre jóvenes, todo lo que se salga de ahí no entra en los cánones de belleza.

De una forma mucho más descarada podemos observar como las mujeres cobran un salario anual de media de unos 18.000 euros mientras que los hombres de 24.000 por el mismo trabajo. En general tienen menos acceso a puestos de responsabilidad y son discriminadas por su condición de madres. La crisis no es una excepción, todas estas desigualdades se han acentuado y por supuesto son las que más fácilmente van al paro, según la EPA y el INEM.

Mucho de esto es por la dificultad que supone conciliar la vida laboral con la familiar y parece que cuándo se trata de cuidar a un hijo o a un anciano es cuándo a la mujer le toca aceptar su rol de cuidadora y dejarse de jugar a los empresarios.

¿De quién es la culpa de todo esto? Es muy fácil culpar a los hombres y cada vez me da la impresión que nosotras somos nuestras verdaderas peores enemigas. He visto a hombres sorprendidos por comportamientos poco “femeninos” pero nunca he sufrido ataques tan dañinos y directos como los de otras mujeres… aún así tengo mil preguntas a las que no encuentro respuesta.

¿Si las mujeres pueden ser la peor competencia entre ellas, es distinta a la de los hombres? ¿Es por machismo? Es por estar sometidas a la presión de los hombres?¿Es por intentar agradar a los hombres? ¿Es porque realmente somos más retorcidas nosotras y más simples ellos? ¿Nacemos así o nos hace la educación recibida?

Mientras reflexiono sobre todo he decidido dejar de echar la culpa a los demás i mirarme a mi misma, bastante culpamos ya a los hombres por muchas cosas…

Así que me culparé a mi (aunque poquito) y a la sociedad que es la que educa y obliga a que cambien los comportamientos y los pensamientos. Como en mi mano solo estoy yo, he empezado por explicar a mis alumnos que es el feminismo, el machismo y el hembrismo. Y reflexionar un poco sobre todo esto.

No hay comentarios: